HAY RECOMPENSA PARA LOS JUSTOS!

Todo aquel que practica, la justicia de Dios, tendrá recompensa de parte de su Padre Celestial.

Hacer justicia no es nada más que hacer lo recto ante la ley y ante los ojos de Dios, es también cuestión de fe. Dice la Palabra de Dios en Santiago 2:23, que Abraham creyó, y le fue contado por justicia.

Por lo tanto, practicar la justicia de Dios también incluye creer y ejercitar nuestra fe en Él. La incredulidad es pecado, y también sabemos que sin fe es imposible agradar a Dios.

Practiquemos Su Justicia, vivamos por FE, creyendo en Él, y sabiendo que hay recompensa para nosotros!