Las aves son pequeños animales creados por Dios para alabanza de su nombre. Este pequeño y hermoso animal adorna los cielos de nuestra tierra y llenan los aires con su trinar melodioso.

Si nuestro Dios Poderoso inclina su mirada para proveer a una pequeña ave de alimento y lugar para vivir, cuánto más no lo hará con nosotros!

Dios también nos creó para alabanza de Su Nombre. Tanto nos amó, que nos hizo a su imagen y semejanza.

Somos seres especiales para El, tanto, que dios a Su Hijo para ser entregado por la expiación de nuestros múltiples pecados, por lo tanto, no dudará el Señor en abrir Su Mano para proveernos de alimento, vestido, una casa donde habitar y todo lo que necesitemos… ¡Así sea el más mínimo detalle!

¡Tu Padre tiene lo mejor para ti, descansa en El!