Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida. Así como estuve con Moisés, estaré contigo. No te dejaré ni te abandonaré.
Josué 1:5
Dios ha prometido estar con sus fieles todos los días de su vida. Si permanecemos en Su Palabra, estamos cubiertos bajo las alas de Su Protección Divina, y nada ni nadie nos podrá hacer daño.
Este verso cita que “Así como estuvo con Moisés, estará con nosotros,” es decir, podremos hablar cara a cara con Él, dirigirnos a Él en cualquier momento del día, con toda libertad y plena confianza tener acceso directo a Su Presencia.

¡Qué gran privilegio tenemos y que honor ser sus hijos!
Su tristeza se convertirá en alegría.
Juan 16:20