Significa: Alabanza

La Palabra del Señor nos insta en el Salmos 150 a alabar y exaltar el nombre de Nuestro Grande y Poderoso Dios, y no solo a nosotros, sino a toda su creación, porque todos fuimos hechos para alabanza de Su Nombre.