El verbo proviene del latín providere, que significa ver con anticipación, preparar, compuesto del prefijo Pro (delante) y videre (ver). Su significado es la connotación del hebreo Jireh que significa proveer.

¿Cómo se provee Dios?

Génesis: 22:2: Obedeciendo.

Notamos que Abraham se dirigió al monte (sitio o lugar), que Dios le indicó. Si Abraham no va a ese lugar, Dios no se provee. Las cosas no son como a nosotros nos parezca mejor, es como Dios lo desee.

¿En qué lugar estás ahorita? ¿Estás donde Dios te dijo que permanecieras? ¿Crees en los profetas que te han dicho que permanezcas en esta nación?

Génesis 22:5: Creyendo.

Podemos notar en este versículo, que Abraham da una orden a los criados, y dice que él y su hijo volverán a ellos. ¿Acaso no le había dicho Dios que el sacrificio era Isaac? Abraham tenía fe y plena confianza en la palabra que Dios le dio un día: Que tendría un hijo de su esposa Sara y que su descendencia sería como la arena del mar. Abraham sabía que si Isaac moría, Dios podría levantarlo y darle vida.

¿Crees en las palabras que Dios te ha dado o la situación te hace perder el norte?

Génesis 22:9: Edificando un altar.

Abraham lo más probable, es que tuviera el corazón destrozado porque el mismo debía matar a su propio hijo.Parece absurdo que Dios diera esta orden, sin embargo, el no cuestionó, sino que edificó el altar, su adoración, su oración y lo mejor  de él.

¿Cómo está tu altar, cómo está tu adoración? ¿Has adorado en medio de ésta leve tribulación?

Génesis 22:13: Dios se provee.

Cuando Dios miró la obediencia y la excelencia de la ofrenda de Abraham, envió a un ángel que le detuviera cuando estaba a punto de degollar a su hijo y apareció un carnero trabado en un zarzal, y éste fue ofrecido como holocausto.