El libro de Deuteronomio capítulo 28 de 1 al 14, nos relata una hermosa promesa de Dios a todos aquellos que obedecen a Su Palabra.

Nos habla de que seremos prosperados en todas las áreas de nuestra vida, si permanecemos en Su Ley. Queda de parte nuestra escoger uno de estos dos caminos: la bendición o la maldición.

Dios nos ha recordado esta promesa a través de sus profetas en este 2019, diciéndonos que todas las bendiciones que Él ha predestinado para nosotros desde la eternidad nos alcanzarán si permanecemos firmes en Su Palabra.