Esta palabra proviene del latín “perfectio”, que se deriva del prefijo “per”, que es equivalente a “por completo” y “facere”, que es “hacer”, que puede traducirse como la acción de dejar algo acabado o completo.

En los años 1200, había un famoso matemático italiano llamado Leonardo de Pisa, quien creo una especie de serie numérica llamada Sucesion de Fibonacci, esta serie de valores se aplican mucho en las artes y la arquitectura y hacen referencia a la perfección respecto a la simetría de las cosas creadas.

Hay una serie de ejemplos hermosos citados en los blogs sobre lo impresionante y perfectos elementos que existen en las cosas más pequeñas de la naturaleza. Dimensiones perfectas, ángulos perfectos, distancias exactas…aún en los diminutos copos de nieve.

La belleza de los copos de nieve es única, de ellos se dice que no existe uno igual al otro, y se basan en explicaciones científicas en torno a la formación de los copos (dirección del viento, humedad, temperatura).

Esta una expresión de la cualidad irrepetible que nos define como humanos y que caracteriza nuestro universo y los sucesos del mundo cotidiano. No hay una persona, una cosa o una circunstancia idéntica a otra.

¿CÓMO ALCANZAR LA PERFECCIÓN?

1.- Practicando el amor: Mateo 5:38-48

En este pasaje vemos como Jesús enseña que amar aun a nuestros enemigos.

38 Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente.

39 Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra;

40 y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa;

41 y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos.

42 Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.

43 Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo.

44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;

45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos?

47 Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles?
48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

2.- Ser pacientes: Eclesiastés 3:11

Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.

3.- Aceptar lo que somos:

Eclesiastés 3:14.

He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres.

2 Corintios 12:9

Y El me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí.

1 Pedro 5:10

Y después de que hayáis sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, que os llamó a su gloria eterna en Cristo, El mismo {os} perfeccionará, afirmará, fortalecerá {y} establecerá.

4.- Reconocer que Dios tiene el control de todo:

Mateo 10: 29-31 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

29  ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae una tierra sin tu padre.

30  Pues aun vuestros cabellos están todos contados.

31  Así que, no temáis; más valiosos vosotros que muchos pajarillos.

Guardemos nuestra paz, creyendo y confiando que todas las cosas suceden de acuerdo con el plan de Dios, y estemos seguros de que este es mucho más perfecto que el nuestro, y que todas las cosas obran para nuestro bien, aunque en un principio no lo entendamos.