Insistencia, del verbo insistir el cual a su vez proviene del latín “insistere” que significa literalmente “poner el pie en alguna cosa, pararse, presionar algo”, está compuesta por el prefijo “in” que significa “en” y el verbo “sistere” que es “pararse”.

La palabra insistir hace referencia a repetir, esto quiere decir que una actividad culminada se intente nuevamente una y otra vez , es decir continuar haciendo dicha actividad y no parar hasta obtener el resultado deseado, se puede ver como una actividad continua sin pausas.

La insistencia hace que hayan respuestas, tanto de Dios como del hombre.

Lucas 18 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Parábola de la viuda y el juez injusto

18  También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,

2 diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre.

3 Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario.

4 Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre,

5 sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia.

6 Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto.

7 ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?

8 Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

Ejemplo perfecto de insistencia

Mateo 15:21-28 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

La fe de la mujer cananea

(Mr. 7.24-30)

21 Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón.

22 Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.

23 Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros.

24 El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.

25 Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: Señor, socórreme!

26 Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.

27 Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.

28 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.

Conductas correctas de insistir para obtener mi milagro:

Ahora bien, si estudiamos esta palabra de cerca, podemos notar las actitudes de esta mujer:

1.- Insistencia en esperar a Jesús. Cuando Dios toca la puerta, debemos estar atentos para poder ir tras nuestro milagro.

¿Cuántos de nosotros dejamos de ir a donde está Jesús o donde se está hablando de Él quizás por pereza o negligencia o porque voy y no pasa nada?

2.- Apeló a solicitar su socorro tan insistentemente que los discípulos rogaban al Señor que la despidiese. Jesús no le contestaba, pero ella insistía. Esto llamó la atención de Jesús, y Él le respondió diciendo que no daría el pan de los hijos a los perrillos. Esto puede verse como una ofensa, pero esto no la hizo desistir de su solicitud.

¿Cuántos dejamos de congregarnos porque en la iglesia no me vieron o no me saludaron?

3.- Insistió en la misma ley (en las cosechas, era costumbre en los judíos dejar caer granos mientras se segaba, para que fueran recogidos por los extranjeros), y ella hizo alusión a ello diciéndole a Jesús que es cierto, pero que aún los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa.

O sea, ella sabía que una “migaja”, desataría el milagro y la liberación para su hija. En pocas palabras le dijo Cristo, no necesito el pan completo, deja caer una migaja que con eso es suficiente.Y finalmente, su fe movió a Cristo a obrar a su favor, y obtuvo su milagro.

Ella insistió en todas las áreas, porque era algo que anhelaba y deseaba, lo busco insistentemente hasta que lo obtuvo. Asimismo, nosotros debemos insistir y vencer todo obstáculo para obtener ese milagro que anhelamos, Dios te va a responder.