Tsalach = empujar hacia adelante.

Este vocablo nos enseña que debemos esforzarnos en todo lo que hacemos, debemos empujar con fuerza, debemos trabajar con esmero, poniendo nuestro mayor empeño en todo lo que realizamos. No debemos ser mediocres y descuidados.

Muchas personas no prosperan en la vida porque carecen de iniciativa, son flojos y nunca están dispuestos a poner su mayor esfuerzo. Comienzan un trabajo y luego son despedidos porque sus empleadores se dan cuenta que carecen de laboriosidad. Un verdadero cristiano siempre será “Tsalach”; empujará hacia adelante, pondrá su mayor esfuerzo en todo lo que hace.